Parlamentarios chilenos proponen reformar la Ley de Medios Digitales

Sense títol
Imagen de Rayén Campusano (abogada y miembro de la ONG Derechos Digitales) para denunciar la iniciativa parlamentaria.

Estos últimos días de enero está teniendo lugar en Chile una gran polémica a causa de la iniciativa parlamentaria que pretende modificar la Ley de Medios de Comunicación Digitales.

La propuesta, que está siendo discutida por la Comisión de Ciéncias y Tecnología de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, pretende introducir dos proyectos de ley (9460-19 y 9461-19) que modificarían la ley n° 19.733 “Sobre Li­ber­tad de Opi­nión e In­for­ma­ción y el Ejer­ci­cio del Pe­rio­dis­mo”, vigente en el país sudamericano desde 2001.

De aprobarse finalmente la reforma, se considerará como diario y medio de comunicación social todo periódico impreso o digital con cuatro publicaciones semanales y que cumpla con los demás requisitos establecidos. De esta forma, la ley será extensible a todas las redes sociales, blogs personales o páginas web que se actualicen cuatro días por semana.

Además, para tener un perfil en una red social o un sitio web se necesitaría, a partir de la entrada en vigor de la reforma, satisfacer una serie de necesidades como:

  • Tener domicilio en Chile.
  • Informar la iniciación de actividades a la Gobernación Provincial o Regional.
  • Acreditar la inscripción en el Registro de Dominio.cl NIC Chile e informar la frecuencia de actualizaciones.
  • Indicar el nombre y domicilio del propietario o concesionario, o representante legal en la página en un lugar destacado.
  • Hacer un depósito legal mixto en la Biblioteca Nacional.

Los proyectos establecen, además, que si el medio digital no se adecúa a estas formalidades de funcionamiento, podrá ser sancionado con multa de 2 a 30 UTM, siendo el director y el propietario responsables solidariamente.

Todas estas cargas supondrán que se pierda el anonimato en la red, tema que interesa en gran medida a las autoridades, ya que Internet se ha convertido en una plataforma donde los usuarios pueden publicar libremente sus opiniones y críticas.

Todo ello, ha provocado que tanto usuarios como la ONG Derechos Digitales hayan denunciado a través de redes sociales como Twitter i Facebook la polémica iniciativa.